El presidente Alejandro Giammattei afirmó hoy que se consolida la recuperación económica de Guatemala luego de sobrellevar el impacto de la pandemia y que para el cierre del año se proyecta un crecimiento de alrededor del 4.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Quiero enviar a los guatemaltecos “un mensaje de positivismo”, informar que “estamos cerrando un primer trimestre del año con un repunte económico significativo, el mayor de la región centroamericana”, mientras que las perspectivas económicas para Guatemala este año “son excelentes”, enfatizó el mandatario hoy en Casa Presidencial.

Indicó que las proyecciones macroeconómicas positivas son avaladas por el Banco de Guatemala (Banguat) y por organismos especializados internacionales como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial y agencias calificadoras de riesgo económico que evalúan de manera periódica a los países.

Aseveró que incluso se puede comparar el primer trimestre de 2021, en el que aún en plena pandemia se perfila con fuerza la recuperación económica y que sería mayor incluso que en el mismo período del año pasado, cuando todavía se desconocía el efecto devastador del COVID-19 sobre la economía mundial.

El ministro de Economía, Antonio Malouf, dijo en su intervención que las proyecciones de los organismos especializados, en efecto, son alentadoras, y que se espera la consolidación del crecimiento de la economía para este año incluso “por encima de la etapa pre COVID19” que abarcó entre enero y marzo del año pasado.

Datos recientes reflejan que Guatemala crecerá este 2021 por encima del índice que se estimaba para el año pasado y que se frustró por la pandemia, reiteró el funcionario, quien citó la proyección del Banguat de un crecimiento de 3.5 por ciento del PIB y que coincide con el pronóstico de la de Cepal.

Destacó que en un reporte del FMI conocido este día se estableció un estimado de crecimiento del 4.5 de la economía guatemalteca para el cierre del año. Sin embargo, “nuestra expectativa es crecer por arriba de dicho índice” y, a su vez, mantener “el liderazgo como el país con el mejor desempeño económico en Centroamérica”.

El ministro Malouf explicó que este logro se debe a “las prontas medidas en salud y seguridad implementadas por el Gobierno del presidente Giammattei, la puesta en marcha de las acciones para la recuperación económica del país y a esfuerzos coordinados con el sector productivo”.

Puntualizó que esta serie de medidas adoptadas en medio de la pandemia “dieron un resultado de cifras económicas que sitúan a Guatemala como el país con el mejor desempeño de la región latinoamericana para el 2020”, tras cerrar ese año con -1.5 por ciento del PIB, que de todas maneras fue un índice mejor de lo previsto” cuando se auguraba una caída de la economía de -2.0 y de hasta -6.0 por ciento del PIB.

Dijo que otro hecho fundamental para el cierre del primer trimestre de 2021 fue el de la recuperación del índice de confianza de la actividad económica que llegó a 57.40 puntos, luego de la caída registrada en abril del año pasado, que se situó en 32.64 puntos.

Sin duda, este valor refleja la confianza de los empresarios en las disposiciones gubernamentales de cara a la pandemia, que han ratificado su apuesta por la capacidad de crecimiento económico de Guatemala, señaló Malouf.

Resaltó las prioridades de la gestión del Ministerio de Economía para el resto del año, como la reactivación económica, el fortalecimiento de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas y la atracción de inversiones.

Señaló, al respecto, que entre enero y marzo pasados se captaron más de 250 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa, rubro que representa generación de empleo. El ministro de Finanzas Públicas, Álvaro Gonzáles Ricci, ratificó por su parte las proyecciones positivas para este año en que Guatemala, al igual que el resto del mundo, es golpeado por el impacto de la pandemia.

Expuso que Guatemala no se libra de la emergencia de salud y de los daños a la economía causados por la irrupción del COVID-19, pero en este primer trimestre del año “vamos bien” pues se mantiene “la inercia” del buen desempeño que se obtuvo desde el 2020.

El ministro González Ricci, tras ratificar el objetivo de crecimiento del PIB de 4.5 por ciento para este año, enumeró como logros un déficit fiscal de 3.4 por ciento, uno de los más bajos de la región, y crecimientos en alrededor de diez por ciento en recaudación fiscal y exportaciones, así como una rigurosa contención y revisión del gasto, en tanto que se espera una ejecución presupuestaria en general de entre 94 y 95 por ciento.

Puntualizó que, para la gestión de este año, la institución a su cargo trabajará en la reestructuración de una parte del rubro de endeudamiento con el objetivo de bajar el costo financiero de los bonos y el servicio de la deuda.

Share Post