Gobierno del presidente Giammattei, en histórico golpe contra traficantes de personas, desarticula dos bandas del crimen organizado transnacional

Ene 28, 2022

Autoridades guatemaltecas anunciaron hoy la desarticulación de dos grupos del crimen organizado transnacional dedicados al tráfico de personas, involucrados en los hechos suscitados en enero de 2021 en el municipio de Camargo, en el estado mexicano de Tamaulipas que costaron la vida a 16 connacionales que intentaban llegar a Estados Unidos.

Se trata de un logro del gobierno del presidente Alejandro Giammattei, quien se ha enfocado “en el combate directo a las estructuras del crimen organizado transnacional” dedicadas al tráfico de personas, dijo el titular de la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia (SCSP), Kevin López Oliva.

Indicó que la lucha contra los “coyotes”, como comúnmente se conoce a los traficantes de personas, se impulsa por la seguridad de los guatemaltecos, pero también para “resaltar” el rol de Guatemala “como protagonista en materia de seguridad regional contra la migración irregular” y los grupos al margen de la ley que la promueven.

El funcionario dijo que el logro de la captura de los miembros de dos bandas de traficantes de personas relacionados con la tragedia del 22 de enero de 2021 en Camargo, México, fue resultado del trabajo conjunto de instituciones guatemaltecas contra este delito.

En la rueda de prensa conjunta en el Palacio Nacional de la Cultura, el ministro de Gobernación, David Barrientos, lamentó los hechos ocurridos hace un año en el municipio del estado de Tamaulipas, México, en el que 16 guatemaltecos –de un grupo de 19 víctimas- fueron ultimados por el crimen organizado transnacional.

Informó que este viernes, 28 de enero de 2022, se realizaron 19 diligencias de allanamiento en los municipios de Comitancillo y San Pedro Sacatepéquez, departamento de San Marcos, y en la ciudad de Guatemala.

En los operativos fueron capturados diez integrantes de una estructura criminal dedicada al tráfico de personas, entre ellos, el líder del grupo, David Coronado Pérez, y se incautaron un millón 200 mil quetzales, ocho teléfonos, una pistola, un cargador, municiones y documentos varios.

“Esta es una muestra de que los hechos criminales cometidos contra guatemaltecos no van a quedar impunes”, de acuerdo con instrucciones específicas del presidente Giammattei, afirmó el ministro Barrientos.

Señaló que las acciones continúan y no descartó nuevas capturas como parte del trabajo conjunto de la Policía Nacional Civil y la fiscalía especializada del Ministerio Público, con el apoyo de las Fuerzas Armadas. “La seguridad es una tarea de todos”, enfatizó el ministro de Gobernación.